El 14 de noviembre de 2020, como respuesta a la ofensiva militar marroquí llevada a cabo contra civiles saharauis que se manifestaban de forma pacífica en el paso fronterizo de Guerguerat,  Brahim Gali, Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, emitía el sábado 14 desde Bir-Lehlu un decreto en el que anunciaba el fin del compromiso con el alto el fuego entre el Frente Polisario y Marruecos.

También Brahim Gali envío cartas urgentes tanto al Secretario General de la ONU como a la Presidenta del Consejo de Seguridad alertando de la gravedad de los acontecimientos y pidiéndoles la condena de la agresión marroquí.

Gali a través de unas declaraciones aseguraba que “Marruecos, por segunda vez, agrede al pueblo saharaui y le obliga a ir a la guerra, violando los acuerdos que ambas partes firmamos con Naciones Unidas”,  “la resistencia no será pacífica, sino más bien en términos que conoce bien el enemigo”.