El éxodo

Imagen del éxodo saharaui

Actualizado el jueves, 7 mayo, 2020

Foto antigua de los campamentos de Gerald Bloncourt

Cuando el ejército español recibió orden de retirarse de los puestos del interior del Sahara para dejar el camino libre a Marruecos y Mauritania, la población comenzó a huir de las ciudades trasladándose al interior lo que constituyó un éxodo sin precedentes que dura hasta hoy en el refugio argelino.

La huida, el éxodo

La mayor parte de la población que eran civiles saharauis, en su mayoría ancianos, mujeres y niños, fueron bombardeados con napalm y fósforo blanco.

Se corrió la voz de las atrocidades que las FAR marroquíes habían cometido en Hausa, Echdeiría y Farsía, lo cual que provocó que muchos civiles huyeran a Argelia en busca de refugio.

El Polisario, pasó, de pedir a la población que se mantuviera en el territorio, a organizar el éxodo con la finalidad de proteger a la población civil.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja entre diciembre de 1975 y enero de 1976, 40.000 personas huyeron de las ciudades y se incorporaron a los campamentos de refugiados en el interior del Sahara.

Las personas que huyeron de las ciudades se concentraron en los alrededores de Tifariti, Amgala, Guelta Zemmur y Um Draiga. Eligieron estas localidades ya que conservaban alguna fortificación militar abandonada por los españoles y en sus alrededores había pozos de agua dulce.

Una parte de la población en su huida llegó por sus propios medios desde El Aaiún y Smara, aunque la mayoría fue trasladada desde Um Draiga, Guelta Zemur y Amgala en camiones saqueados a los marroquíes.

La historia prohibida del Sahara español

Cuenta Tomás Bárbulo en su libro “La historia prohibida del Sahara español” que “el 19 de enero, a las seis y media de la tarde, cientos de personas se hallaban reunidas en Tifariti en una gran asamblea al aire libre. En el horizonte aparecieron dos cazas Phantom F-15. Los aviones parecían insectos de élitros brillantes. Nadie tuvo tiempo para reaccionar. Lo último que vieron los concentrados fue la enseña alauita roja y verde que campeaba en el fuselaje.

Luego los pilotos hicieron funcionar las potentes ametralladoras de 15 milímetros y la tierra comenzó a hervir. Decenas de ancianos, mujeres y niños cayeron acribillados mientras la multitud corría despavorida En los días siguientes, los aviones marroquíes volvieron a atacar en varias ocasiones Tifariti, Um Draiga, Guelta Zemmur y Amgala. Ya no utilizaron sus ametralladoras, sino que dejaron caer toneladas de napalm, fósforo blanco y bombas de fragmentación sobre los refugiados. El napalm descendía como una lluvia negra y se adhería a los cuerpos; una bengala final lo incendiaba, carbonizando a las víctimas. El paisaje quedó cubierto de estatuas de plástico negro, personas y animales en posturas imposibles. El fósforo blanco abrasaba la piel y asfixiaba a quienes se hallaban en los alrededores. Las bombas de fragmentación se desgranaban en múltiples artefactos del tamaño de pelotas de golf, que explotaban lanzando metralla en todas las direcciones”.

El bombardeo de Um Draiga

Heridos en los bombardeos de Um Draiga

En los días 18, 20 y 23 de febrero de 1976, la aviación marroquí bombardeó el campamento de »Um Draiga» con fósforo blanco y napalm. No se sabe con exactitud cuántos muertos hubo pero se estiman que varios centenares.

Las operaciones contra la población civil saharaui continuaron hasta finales de marzo de 1976. Eran tantos los muertos, especialmente niños, y el peligro de ataque marroquí tan grande, que el Frente Polisario con la ayuda de la Media Luna Roja Saharaui creada el 26 de noviembre de 1975 y la Media luna Roja Argelina, se vio obligado empezar la evacuación hacia la frontera argelina en la zona de la Hamada en Tinduf.

La matanza de los refugiados bue brutal. Además de los ataques, la mortandad creció debido a la falta de medios, no había luz ni personal sanitario para atender a tanta población. Familias enteras murieron tras los bombardeos de Um Draiga y de Tifariti.

El Frente Polisario tuvo que organizarse para además de combatir al invasor marroquí por el norte y mauritano por el sur, crear los campamentos de refugiados con hospitales, escuelas, etc., y garantizar a la población refugiada alimentos y ayuda material.

Heridos en los bombardeos de Um Draiga

 

Es interesante destacar las expresiones que la Federación Internacional de los Derechos Humanos usó en su informe tras visitar los campamentos (en febrero del 1976) “exacciones innobles”, por las cuales acusa a Marruecos de una “verdadera acción de genocidio”. Cerca de 40.000 civiles saharauis fueron bombardeados en el interior del desierto con napalm y fósforo blanco.11 La historia de un movimiento de liberación nacional vivo. Juan Carlos Gómez Justo. Laboratorio de Ideas y Prácticas Políticas Universidad Pablo de Olavide noviembre de 2013

Tomás Bárbulo escribe tomando como fuente los informes de Amnistía Internacional y Cruz Roja sobre  el Sahara: «La represión fue feroz. Hubo saharauis que fueron arrojados desde helicópteros o enterrados vivos. Los allanamientos de morada, detenciones y torturas fueron continuos y han sido documentados».

Los campamentos se administraban ya entonces en cuatro grandes wilayas (El Aaiún, Smara, Dajla y Auserd) mientras que en Rabuni, se concentraba la presidencia y otros departamentos de la RASD.

Tras la firma del alto el fuego con Marruecos en 1991 el Frente Polisario comenzó su control sobre las zonas liberadas.

 

Resumen
El éxodo
Título
El éxodo
Descripción
La población saharaui comenzó a huir de las ciudades trasladándose al interior lo que constituyó un éxodo sin precedentes que dura hasta hoy en el refugio argelino.
Autor
Publicado por
saharaoccidental.es
Logo

¿Nos ayudas a difundir el artículo?

¿Quieres suscribirte a nuestra lista de correo?

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Scroll Up Ir al contenido