La postura de EE. UU. Sobre el Sáhara Occidental envalentona a Putin

La postura de EE. UU. Sobre el Sáhara Occidental envalentona a Putin

El Sáhara Occidental ha sido reconocido en distintos momentos por 84 países y es un Estado miembro de pleno derecho de la Unión Africana.

La amenaza de una nueva agresión rusa contra Ucrania es muy real. Desafortunadamente, la administración Biden se encuentra en una posición débil para liderar una respuesta internacional.

A la luz de la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia en 2014 y de las amenazas de nuevas agresiones contra Ucrania, el presidente Joe Biden ha subrayado cómo “cualquier uso de la fuerza para cambiar las fronteras está estrictamente prohibido por el derecho internacional.”

Esto ya no debería ser una cuestión. Impedir que un país amplíe su territorio por la fuerza fue uno de los principios fundadores de las Naciones Unidas, y está incluido en su carta . Fue este mismo principio, de hecho, el que llevó a Estados Unidos a librar la Guerra del Golfo de 1991 tras la invasión y anexión de Kuwait por parte de Irak.

Desgraciadamente, existen serias dudas sobre si la administración Biden apoya realmente esta norma jurídica internacional fundamental. Los mapas del Norte de África de las Naciones Unidas, National Geographic, Rand McNally y otros muestran la nación del Sáhara Occidental en la costa atlántica, encajada entre Marruecos y Mauritania; los mapas del gobierno estadounidense, sin embargo, muestran el país como parte de Marruecos, sin nada que delimite a ambos.

El Sáhara Occidental -conocido formalmente como República Árabe Saharaui Democrática (RASD)- ha sido reconocido en diversos momentos por 84 países y es un Estado miembro de pleno derecho de la Unión Africana. Marruecos invadió esta nación, entonces conocida como el Sáhara español, justo antes de su programada independencia del dominio colonial en 1975.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Asamblea General de la ONU y la Corte Internacional de Justicia han hecho constar el derecho del Sáhara Occidental a la autodeterminación. Durante décadas, ningún organismo internacional o gobierno extranjero ha reconocido al Sáhara Occidental como parte de Marruecos.

Sin embargo, en sus últimas semanas en el cargo, el ex presidente Donald Trump reconoció formalmente la soberanía marroquí sobre el país ocupado  , incluyendo aproximadamente el 25% del Sáhara Occidental que aún está bajo el control del gobierno de la RASD. El gobierno de Biden ha rechazado los llamamientos bipartidistas para revertir la decisión de Trump y Estados Unidos sigue siendo un país atípico a nivel internacional.

A pesar de que se ha hablado de boquilla sobre el moribundo proceso de paz patrocinado por la ONU, Estados Unidos está de acuerdo con la monarquía marroquí en que la independencia no debe ser una opción para la población indígena, conocida como saharaui, que tiene una historia, un dialecto y una cultura distintos. El régimen marroquí -envalentonado por el reconocimiento de Estados Unidos- insiste en que la independencia está totalmente descartada y, como mucho, está dispuesto a ofrecer un grado limitado de “autonomía” bajo el dominio marroquí.

Human Rights Watch  , Amnistía Internacional  y otros reputados grupos de derechos humanos han documentado una represión generalizada de los activistas pacíficos proindependentistas por parte de las fuerzas de ocupación marroquíes, que incluye torturas, palizas, detenciones sin juicio y ejecuciones extrajudiciales. Freedom House  ha clasificado al Sáhara Occidental ocupado por Marruecos como el segundo país, después de Siria, en cuanto a la supresión de los derechos políticos.

En consecuencia, el plan de “autonomía” de Marruecos respaldado por Estados Unidos no sólo no permite a los saharauis ningún acto real de autodeterminación, sino que la represión en curso plantea serias dudas sobre cómo sería en la práctica.

El reconocimiento de Biden de la anexión ilegal del Sáhara Occidental por Marruecos es un regalo para el presidente autocrático de Rusia, Vladimir Putin, quien ahora puede retratar la oposición de Estados Unidos a los reclamos rusos sobre territorio ucraniano como simplemente arraigada en la rivalidad geopolítica en lugar de una oposición de principios a la expansión territorial ilegal.

Por el bien del pueblo del Sáhara Occidental y la credibilidad de Estados Unidos en la creciente crisis sobre Ucrania, Biden debe rescindir inmediatamente el reconocimiento de Estados Unidos a la conquista de Marruecos.

Este artículo fue producido para la revista The Progressive y distribuida por Tribune News Service.

Stephen Zunes es profesor de política en la Universidad de San Francisco y coautor de Western Sahara: War, Nationalism, and Conflict Irresolution.


Reproducimos la traducción de este artículo de Stephen Zunes publicado en la revista The Progressive por su interés.

En el artículo plantea la hipocresía de los EEUU al denunciar la agresión rusa contra Ucrania y sin embargo pasar por alto la decisión irracional de Donald Trump de reconocer la marroquinidad del Sáhara Occidental. Si Marruecos puede anexionarse el Sahara Occidental , ¿por qué Rusia no puede anexar Ucrania ?

Algunos enlaces del texto original se han cambiado a los mismos o similares para ponerlos en castellano o por estar enlazados a medios de suscripción.

Resumen
La postura de EE. UU. Sobre el Sáhara Occidental envalentona a Putin
Título
La postura de EE. UU. Sobre el Sáhara Occidental envalentona a Putin
Descripción
El reconocimiento de Biden de la anexión ilegal del Sáhara Occidental por Marruecos es un regalo para el presidente autocrático de Rusia, Vladimir Putin, quien ahora puede retratar la oposición de Estados Unidos a los reclamos rusos sobre territorio ucraniano como simplemente arraigada en la rivalidad geopolítica en lugar de una oposición de principios a la expansión territorial ilegal.
Autor
Publicado por
saharaoccidental. es
Logo

¿Nos ayudas a difundir el artículo?

¿Quieres suscribirte a nuestra lista de correo?

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Ir al contenido