España crea la “Yemaá” o Asamblea del Sahara, con personas a quienes considera adictas. Se basa en el poder tradicional de  los chiujs, jefes de fracción tribal. Su tarea será sobre todo de administración local y confirmación de la colonia.