España acepta la propuesta de la ONU de iniciar el proceso de descolonización. El embajador Jaime Piniés anuncia por carta al Secretario Nacional de la ONU, Kurt Waldheim, que se fijará la fecha en “los seis primeros meses de 1975“ para celebrar el referéndum en el Sahara.