El ministro de Exteriores (primer gobierno del PSOE), Fernando Morán declara que “no solamente no haremos nada para desestabilizar al rey de Marruecos, sino que realizaremos cuanto esté en nuestra mano para mantener su estabilidad“.