Dos prisioneros marroquís, el capitán Youssef Al Makrazi y el soldado Ahmed Al Hamdaoui, se escaparon y llegaron a Marruecos. En esa fecha quedaban 408 prisioneros de guerra en manos del Frente Polisario.