La vicepresidenta del Parlamento Panafricano, la saharaui Suelma Beiruk fue detenida por las autoridades marroquíes al lado de su avión en el aeropuerto Mohamed V de Marrakech, la noche del 6 al 7 de noviembre, mientras iba a la COP22 en representación del Parlamento Panafricano impidiéndole así participar en la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.