Marruecos abandonó la cumbre árabe-africana en la capital guineana, Malabo, en protesta por la presencia de representantes en la misma del Frente Polisario.